12 diciembre 2011

Leyendas

El Hijo Del Árbol De La Noche Triste, De Villa Del Carbón.

En 1903 Heriberto Enríquez Barrera trajo, en la inauguración de la carretera, un pequeño árbol de ahuehuete, hijo del árbol de la noche triste. El arbolito lo consiguió cuando fungía como presidente de la cámara de comercio de Tacuba, en el Distrito Federal, dentro de las actividades altruistas que hacia en el poblado, se le ocurrió Al señor Heriberto hacer una limpia al árbol de la noche triste, ubicado en Tacuba; al realizar esa faena encontró, casualmente una fosita del mismo árbol, llena de tierra, y en la cual había brotado un retoño,  hijo del árbol de la noche triste. Ahuehuete en el que Hernán Cortés, según cuenta la historia, se sentó a llorar su derrota a manos de los mexicas, encabezados por el ejército de Cuitláhuac, en el año de 1520.  

El ahuehuete o ciprés mexicano, ciprés de Moctezuma o sabino (Taxodium mucronatum Ten.), es una especie originaria de América del Norte mas específicamente de México. Su nombre proviene del náhuatl ahuehuetl que significa "árbol viejo de agua", debido a que crece en lugares donde abunda el agua. Son árboles longevos, con troncos de diámetros considerables entre 2 y 14 metros, alturas de más de 30 metros y alcanza a vivir hasta 700 años. Requiere un cierto tipo de clima para poder vivir, principalmente la altura de entre 1600-2400 mts.


Heriberto Enríquez lo adopto y con mucho cuidado lo planto en un bote alcoholero.   Al venir al municipio de Villa del Carbón a inaugurar una carretera lo trajo a esta población. La antigua carretera pasaba por Dolores, San Martín Cachihuapan, La Rosa, Platitos y desembocaba en lo que hoy es el costado del inmueble que ocupa el auditorio municipal.

En el plan en la parte baja de San Lucas y precisamente cerca del río, se planto ese pequeño árbol  por el gobernador del Estado de México, Filiberto Gómez. Denominándolo “el árbol de la carretera” pero más se le conoció como el hijo del árbol de la noche triste, este árbol se ubica en San Lucas, abajo del lugar conocido como la fabrica, en la parte baja a un costado del libramiento que es propiedad del señor Humberto Enríquez Barrera.

Hijo Del Árbol De La Noche Triste.
En este significativo acto el señor Tomás Rueda Cruz,  les dio la bienvenida a estos personajes, en medio de una gran fiesta y música en vio, en donde por supuesto el pequeño árbol encabezaba el recorrido;   al momento de plantarlo se le colocó una placa con la descripción  e historia del árbol, y en el discurso se les exhortó a los niños del lugar a cuidar del pequeño árbol y a recordar por siempre la historia que lo acompañaba.

Actualmente existe en Dolores Hidalgo otro hijo del árbol de la noche triste, plantado en el año de 1921 obsequiado por el gobierno de la ciudad de México y que está ubicado en la Plaza del Grande Hidalgo. En esta ciudad se reproducen árboles nietos del Ahuehuete de la Noche Triste, cada uno con certificado de autenticidad, avalado por un Notario Público que verifica la recolección de las semillas y el crecimiento de cada uno de ellos.

Hoy majestuoso, el hijo del árbol de la noche triste crece lentamente viendo pasar generaciones, siendo testigo de la transformación que va sufriendo el pueblo.


Relato De Hernán Cortes  En Su Carta Enviada A Su Sacra Majestad Del Emperador.

“Recogidos los que estaban vivos, los eché adelante y yo con tres o cuatro de caballo y hasta veinte peones que osaron quedar conmigo, me fui en la rezaga peleando con los indios hasta llegar a una ciudad que se dice Tacuba, que está fuera de la calzada, de que Dios sabe cuanto trabajo y peligro recibí; porque todas las veces que volvía sobre los contrarios salía lleno de flechas viras y apedreado, porque como era agua de la una parte y de otra, herían a su salvo sin temor.

A los que salían a tierra, luego volvíamos sobre ellos y saltaban al agua, así que recibían muy poco daño si no eran algunos que con los muchos se tropezaban unos con otros y caían y aquellos morían. Y con este trabajo y fatiga llevé toda la gente hasta la dicha ciudad de Tacuba, sin matarme ni herirme ningún español ni indio, sino fue uno de los de caballo que iba conmigo en la rezaga y no menos peleaban así en la delantera como por los lados, aunque la mayor fuerza era en las espaldas por do venía la gente de la gran ciudad.

Y llegado a la dicha ciudad de Tacuba hallé toda la gente remolinada en una plaza, que no sabían dónde ir, a los cuales yo di prisa que se saliesen al campo antes que se recreciese más gente en la dicha ciudad y tomasen las azoteas, porque nos harían de ellas mucho daño. Y los que llevaban la delantera dijeron que no sabían por dónde habían de salir y yo los hice quedar en la rezaga y tomé la delantera hasta sacarlos fuera de la dicha ciudad y esperé en unas labranzas y cuando llegó la rezaga supe que habían recibido algún daño y que habían muerto algunos españoles e indios y que se quedaba por el camino mucho oro perdido, lo cual los indios cogían y allí estuve hasta que pasó toda la gente peleando con los indios, en tal manera, que los detuve para que los peones tomasen un cerro donde estaba una torre y aposento fuerte, el cual tomaron sin recibir algún daño porque no me partí de allí ni dejé pasar los contrarios hasta haber tomado ellos el cerro, en que Dios sabe el trabajo y fatiga que allí se recibió, porque ya no había caballo de veinticuatro que nos habían quedado, que pudiese correr, ni caballero que pudiese alzar el brazo, ni peón sano que pudiese menearse”.
 Desde la Noche Triste al Sitio de Tenochtitlan, 1521.    ABRIR.

Las Leyendas
Las leyendas son relatos de carácter imaginario donde los hechos históricos, por lo general, están deformados por la mente popular  o la invención, aunque también se puede decir que son la expresión autentica del conjunto de creencias que caracterizan a una región.

Las leyendas van trascendiendo de padres a hijos, de generación en generación por narrativa oral, de ahí que las reseñas se vayan transformando lejos de la realidad que les dio origen.

El Puente Del Diablo
Este puente se construyó por el año de 1905 y esta ubicado en el actual barrio de los Domínguez, en la segunda manzana de la cabecera municipal, el lugar es motivo de relatos y bromas entre los vecinos.

Durante la revolución de 1910 pasaron por ahí los zapatistas, con ellos venía un hombre llamado Juan, el cual apodaban “Juan del diablo”, quien mató despiadadamente a dos soldados y los arrojó debajo del puente. Tiempo después la gente temerosa decía que se veían a pariciones inexpicables y extrañas.

Nos relata el señor Fidel Jiménez dice que todas las noches cuando llegaba de trabajar, aproximadamente a las ocho de la noche, una extraña sombra lo perseguía cuando pasaba por el lugar, narra que se trataba de un espíritu, porque cuando esto le sucedía sentía una sensación de escalofrío y miedo que recorría todo su cuerpo en forma inexplicable.

Se comenta que en el lugar aparece una cabra desprendiendo chispas de fuego de todo el cuerpo, se creía que era el diablo, personaje que es capaz de adoptar una gran cantidad de apariencias con la intención de engañar a la gente, solamente algunas personas pueden ver su verdadera apariencia y los animales pueden percibirlo aún a lo lejos como si lo presintieran.


La Leyenda De La Cueva
En la comunidad de los oratorios existe un relato bastante curioso. Las personas que pasan por el lugar en donde se ubica la cueva, señalan que escuchan música lo que motiva su curiosidad  por ver lo que se pueden encontrar adentro o si se trata de una fiesta organizada a manera de los días de campo. De momento y por fuera se puede contemplar un elegante mariachi que está tocando animadamente. La cueva aparece con adornos y vasijas de oro, manteles con encajes dorados,  comida en abundancia. Se presenta una persona del todo amable y hace una invitación en participar en la fiesta, pero cuando los invitados ya están en la entrada esperando reconocer algunos de los comensales, entre los que se puede mencionar a personas de dinero por sus vestimentas (mujeres y hombres portan vestidos  muy elegantes), no hay un solo niño todos son jóvenes entre 28 a 30 años cuando entran y tratan de platicar con ellos, todo se desaparece. Nadie sabe de donde viene quienes son, que quieren, lo cierto es que la gente que ha tenido esta vivencia, menciona que es muy desagradable.

Leyenda Del Pinal
El pinal es un manantial de agua purísima que en tiempos de la colonia surtía a la hacienda de Xalpa, cuyo caudal pasaba por el sitio llamado pilares, continuando por los arcos del sitio hasta llegar a su destino final. Actualmente abastece del líquido vital a la cabecera municipal y en comunidades como San Luis Anahuac, Loma Alta, San Martín Cachihuapan, San Jerónimo y el Llano Zacapexco.

Cuentan los habitantes que durante la revolución, dos grupos venían en persecución de un tercer grupo, el cual viéndose en la situación apremiante llegó al cerro del pinal en donde hay grandes barrancas y tres ojos de agua, cuyos nombres son: El Ojo de Agua de Guadalupe de Santa Rita y el Pinal. Durante la persecución los perseguidos para librarse de sus persecutores, saltaron un barranco por el cual en la parte de abajo pasaba un canal con agua, que llegaba a Progreso Industrial y Cahuacán, pero todo actúo en su contra y muchos hombres murieron en la caída, algunos de ellos en la orca al ser aprendidos y otros entre las balas, siendo la ultima morada la barranca del Pinal.

Pasaron los años y después de este suceso comenzaron los sustos, angustias y el miedo de los habitantes. Se dice que a lo largo del canal se escucha la voz de un hombre pregonar el nombre de Nestor y así hasta perderse en la lejanía y oscuridad de aquel lugar. Todos pensaban que era una persona, tal vez un leñador en busca de su hijo, pero nadie vio a aquel misterioso pregonar.

Posteriormente y aun de manera paralela a este suceso, se escuchaban en las profundidades del barranco murmullos de personas y pasos fuertes y cuando se comenzó a recorrer este canal en forma rara e inexplicable se desbordaba junto a la peña. Se tapaba y esta se caía en enormes dedazos que cubrían el paso del agua. Hubo muchas muestras de lo sobrenatural dentro y fuera del barranco, es decir, en las orillas y bordos del barranco varias personas y gente colgada de los ocotes. Cuando el canal se desbordaba se escuchaban enormes estruendos, que según los habitantes el sonido era como enormes bolsas de agua que se estrellaban contra las rocas del fondo del barranco.

El problema con el agua, sobretodo para las comunidades alejadas era que nunca se pudo sacar del lugar para llevarla lejos. Solo a la comunidad de Villa del Carbón podía pertenecer. También se dice que en lo alto del monte del pinal se alcanzaban a ver grandes llamaradas de fuego, las cuales tenían un color muy peculiar. A estas llamas de fuego se les consideraba como un anuncio del lugar donde se hallaba oro enterrado, pero al llegar la gente al lugar, este desaparecía y solo se encontraba carbón.

Algunos de estos sucesos terminaron interrumpiéndose cuando el agua del Pinal se trajo al llano de Zacapexco y a las comunidades villacarbonenses; fue como si todas las ánimas que penaban en dicho lugar estuvieran por fin satisfechas de que el agua se destinaría para el uso que debería corresponder.



La Leyenda del Fresno o De La Puerca De Las Cadenas
Esta leyenda  tuvo origen a principios del siglo pasado, para esto, había muchas situaciones que atormentaban a las personas que vivían en ese tiempo y para ellos significaba su vida diaria.

Uno de tantos acontecimientos fue lo que sucedió en el fresno, lugar que ahora se le conoce como la gloria. En este sitio apareció misteriosamente una puerca con cadenas y los habitantes de la zona no sabía a quien pertenecía.  Permaneció por un tiempo este animal, aun que no mucho, causando la curiosidad de algunos y la inquietud de otros, por no saber quien era su propietario, por lo que nadie podía reclamarle a nadie.

Hasta que por accidente un niño, en uno de sus inocentes juegos, se acerco a la puerca y esta por ser agresiva o por sentirse atacada, reacciono con violencia lastimando al menor con una aparatosa herida, ante el miedo e inconformidad de los vecinos de que más niños resultaran gravemente heridos, decidieron sacrificar al animal; posteriormente se empezó a correr el rumor  de que al pasar por ahí, en la noche, la puerca se aparecía a los transeúntes, arrastrando la cadena con la que había estado amarrada antes de ser sacrificada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada